Martes, 25 de Febrero de 2020

Columnas Políticas

Arsenal

Optimismo desbordado

FRANCISCO GARFIAS


Siguen las buenas noticias para López Obrador. La segunda procedente de Estados Unidos en menos de cuatro días.

El Presidente tiene motivos para sentirse menos intranquilo en relación al comercio con Estados Unidos.

Está confirmado que Jared Kushner, yerno de Donald Trump, y Robert Lighthizer, secretario de Comercio de Estados Unidos, estarán hoy en México para cerrar las negociaciones del T-MEC. La agencia Reuters dice que se les unirá la viceministra de Canadá, Chrystia Freeland.

Se da por hecho que habrá anuncios relacionados con la inminencia de la firma del tratado. La 4T con la esperanza de que ayude a sacar al país del estancamiento.

El T-MEC parecía amenazado no sólo por la campaña presidencial en Estados Unidos y la negativa de los demócratas a darle esa medalla a Trump, sino también por los días críticos que enfrenta el jefe de la Casa Blanca: baja aprobación en las encuestas y el impeachment.

El tamaño de lo que se perfila se confirma con la noticia de que el presidente López Obrador modificó de última hora su agenda. No vuela mañana a Hermosillo a reunirse con los padres de los niños fallecidos en la guardería ABC. Lo hará el jueves. Se queda en la CDMX para atender asuntos relacionados con el tratado.

En la mañanera de ayer se declaró “optimista” en relación al T-MEC. Solicitó a la demócrata Nancy Pelosi que se decida ya a firmarlo. “Nosotros ya cumplimos. Es un buen acuerdo…”, dijo.

Hasta donde nos quedamos, los “focos rojos” se ubicaban en la demanda de hacer inspecciones directas de funcionarios gringos para supervisar empresas o plantas en México.

Se rechazó y se propuso un panel de controversias. Suponemos que se aceptó. Otros temas de controversia son medio ambiente, biomedicamentos, acero y aluminio.

Los optimistas ya hasta fechas tienen. Dicen que se votará en el Congreso de EU el 18 de diciembre y que entrará en vigor el primer semestre de 2020.

 

* Una mala. A López Obrador lo engañaron. El yacimiento de Quesqui, en Tabasco, no es del tamaño que dijeron: 500 millones de barriles que pueden llegar a producir 100 mil barriles diarios.

Ese cálculo incluye las reservas probadas, probables y posibles. Los expertos puntualizan que normalmente, con una proyección así, sólo el 10% serían reservas probadas. Estaríamos hablando sólo de 50 millones de barriles. “Los mercados van a darse cuenta de que no es un yacimiento gigantesco”, anticipó David Shields, analista energético, a Carlos Urdiales, de Radio Fórmula.

 

* No está resuelto en la última instancia lo del nuevo partido de Elba Esther Gordillo: Redes Sociales Progresistas. Lo afirma Juan Iván Peña Neder, constructor del exitoso proyecto que está a punto coronarse. Juan Iván era el presidente de RSP. Fue hecho a un lado por el yerno de la maestra, Fernando González, cuando sintió que tenía el registro de un nuevo partido y las prerrogativas en la bolsa. Ahora es el presidente. Peña Neder lo acusó de falsificar una firma para engañar al INE. “Es una presidencia espuria”, sintetizó.

Se fue a tribunales. Estuvo ayer en alegatos de oídas. Y es que el TEPJF no ha preparado un proyecto para que sea discutido el tema en el pleno.

 

* El sábado publicamos un comunicado de la UNAM en el que se califican de “irresponsables” los señalamientos del presidente del Tribunal Universitario, Eduardo López Betancourt, sobre una presunta desatención de las autoridades universitarias a denuncias sobre violencia de género. López Betancourt reaccionó al comunicado y ya hizo declaraciones en el sentido de que lo presionan para que renuncie.

La cosa no para allí. Nos contactó Lourdes Ojeda, alumna de posgrado de la Facultad de Derecho y presidenta del Frente de Consejeros Azul y Oro de la UNAM. Mandó una ficha de información sobre López Betancourt acompañada de una demanda al rector Enrique Graue: remuévalo.

Envió también copia de la carta que envió al rector, en octubre, en la que acusa al presidente del Consejo Universitario, otrora procurador y secretario de Gobierno de Rubén Figueroa Alcocer, de tener las manos “manchadas de sangre” por las matanzas de Aguas Blancas.

“Es un agravio para las víctimas y sus familiares y para la comunidad universitaria que a este personaje, con perfil genocida, lo arropen y premien con cargos…”, argumenta.


Fuente: 10-12-2019

  • Excélsior: https://www.excelsior.com.mx/opinion/francisco-garfias/optimismo-desbordado/1352293